SABATO

Publicado: 3 mayo, 2011 en LITERATURA

Al finalizar Abril el mundo literario sufrió una irreparable pero predecible pérdida, Ernesto Sabato, falleció ad portas de alcanzar la centuria. Durante estos días las palabras se han difuminado en multiplicidad de artículos y homenajes, para recordar una vida prolífica de las letras latinoamericanas.

Sabato, genio originario de las ciencias exactas, fue un físico argentino becado por el Laboratorio Curie  en Francia,  de quien según varios  de sus colegas lo veían como próximo premio Nobel en esa área; no obstante, renunció a las fórmulas por escribir historias ficticias, que con los años lo harían un referente de la literatura universal.

Hombre de personalidad retraída, que a palabras del mismo Sabato tenían una explicación acerca de su carácter y su apellido de origen italiano que significa sábado, día que los romanos dedicaban a Saturno y en un juego de palabras, él en una vieja entrevista indicó que quienes nacían bajo el dios Saturno estaban predestinados a ser taciturnos y melancólicos.

Pensar en  Sabato, es rememorar  una serie de grandes escritores argentinos de mediados del siglo XX, célebres amistades como la que tuvo con otro inmortal: Jorge Luis Borges y como en alguna oportunidad señalara la madre del autor del Aleph, Sabato fue el único que tuvo  real afinidad con su hijo, incluso más que el tándem que formase Borges con el aristocrático Bioy Casares, que fue una relación marcadamente literaria- intelectual. Lamentablemente los amigos se separaron por razones políticas, una historia ampliamente descrita por sus  biógrafos, que concluye en el reencuentro entrando a la vejez y cuya imagen se inmortalizó en una fotografía de vista aérea de los dos en el bar Maipú y Córdoba. Sabato, al igual que Borges se consideraba ajeno al llamado Boom Latinoamericano, aduciendo pertenecer a otra generación.

Sabato no fue un intelectual ceremonioso y de buró, aunque se polemiza su carácter sartreano, lo cierto es que demostró compromiso con la sociedad  al presidir la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas en el año de 1983, trabajo que detalló en el informe “Sabato”  o “Nunca mas”, donde narra las atrocidades de la dictadura argentina además de ser un texto de reflexión sobre la situación de los Derechos Humanos de entonces.

Con la publicación de “España en los diarios de mi vejez” en el 2004, sus apariciones públicas se redujeron. Discretamente se fue recluyendo en su casa de Santos Lugares y como calculando su desenlace solicitó que cuando fallezca fuese velado en el Club Defensores, donde pasaba  las tardes en largas conversaciones y juegos de dominó.

Tal vez en estos días se convierta en una moda póstuma para muchos jóvenes que colgarán frases suyas sin saber de donde salieron (como lo hicieron con Saramago), lo tilden de genial sin conocer su obra o reducirla a la lectura de “El Túnel”, sin embargo esta es una buena oportunidad para leerlo o releerlo y hallar esos mensajes con cierta filosofía que siempre son necesarios.

De forma modesta, recomiendo conocer un pequeño capitulo del libro Abaddon – El Exterminador:”Querido y remoto muchacho”, especialmente a mis amigos que sienten vocación por el arte, porque considero es un claro aliciente dejado por un maestro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s