EL ELECTOR DESCARADO

Publicado: 4 junio, 2011 en NOCHE Y DÍA

Faltan horas para el desenlace y la condena de otro lustro lleno de quejas, pullas y arrepentimientos que se encadenará con la subasta de conciencias y la presencia mediática de personajes indeseables; todo ello consecuencia de la paranoia que se implantó en el paisaje, la normalización de la procacidad, el cinismo, la farsa y demás bajezas. Si, como hace varias elecciones a la segunda vuelta le damos una utilidad extra: polarizar a la población y buscar el mal menor.

Pero durante estos meses de campaña política, un actor que suele pasar inadvertido en la comunidad resurgió,  claro sofisticó sus armas pero internamente sigue siendo el mismo miserable de siempre: el elector descarado.

Pero cómo reconocerlo o saber si no somos uno de ellos (porque es tan astuto que disfraza su posición con sofismos, eufemismos o simplemente levanta los hombros), no obstante está más cerca de lo que creemos;  para ello necesitamos pensar en silencio.

En época electoral, el elector descarado es el tipo cuya careta ha resbalado y dejado a la maligna intemperie escasa de oxigeno, un rostro descarnado y horrible, víctima de sus propios actos  que vocifera improperios; se ha mostrado tal cual es, lleno de prejuicios, falsedades y rencores que una lógica infantil pudiese identificar y sin embargo la niega y reniega solo por razones de ego y pensamiento cortoplacista.

Ego, porque cree tener siempre la razón y quien no esté de acuerdo con él, es un idiota causado por su raza, edad, sexo, nivel socio-económico o lo que se le ocurra, ego gigantesco que lo hace sentirse un dios sabelotodo viviendo en un modesto Olimpo de piso de tierra. Es cortoplacista, porque tiene una afición patológica con el tiempo, no alcanza a ser seguidor del Carpe diem, padece de  rememoración distorsionada y no se percata del porvenir. Este elector descarado, que a veces se interesa de la política como pose y maquillaje para parecer atractivo, está  acostumbrado a que otro sea el responsable – culpable de sus desgracias, votando por consigna o por dar la contra y de acuerdo al contexto futuro determinar si llena de diatribas a su anterior candidato y alabar al que fue su contrincante. Es el mismo que se siente inmortal  con una escala de valores coronada con la  “viveza” y dependerá de su egoísmo cuando elige gobernantes, sin considerar las consecuencias que pudiesen afectar a los demás ciudadanos, que los ha reducido a un medio de hacer monedas.

Otra característica obedecerá a su capacidad adquisitiva:

-el que tiene grande intereses económicos: guiado exclusivamente por el dinero, no le importa proyectos país, ecología, mortalidad infantil, derechos fundamentales, etc., porque no le afecta y sueña que  cuando el mundo este por estallar el será un tripulante de la nave espacial que los llevara a otro planeta.

-el clase mediero mediocre: tiene una gran necesidad de pertenencia, rehúye de los “pobres” porque se siente superior y aspira conformar el bando de los “ricos”, no acepta que está en el medio con limitaciones, cree que crecimiento económico es lucir una tarjeta de crédito y pagarse ciertos lujos haciendo esfuerzos gigantescos. Algunos les gusta usar traje y sentirse parte de un despiadado Wall Street del que estadísticamente están negados.

-el que sobrevive: acostumbrado del paternalismo, servilismo y que  podría tener un futuro mejor si supiese priorizar y esforzarse o  en caso extremo tratar que su descendencia salga de esa vorágine de ignorancia y no lo hace para “evitar la fatiga” (ojo, me refiero a quienes tienen la oportunidad, no de aquellos realmente negados a los medios además de vilipendiados).

Hay electores descarados que fungen de académicos, tal vez sean los peores por tener el conocimiento, esos mutan su opinión política en cuestión de segundos, sin dejar de ser lo ya descrito; pasa también con algunos artistas, que debieran componer la parte sensible de la sociedad, señalando detalles que la mayoría pasa inadvertida y por elección los que quisiesen, plasmar el momento real y no rematar su obra o entrar al rebaño que únicamente bala.

Si después de lo leído apareció un rostro o un espejo, reflexionemos e imaginemos un futuro distinto. A modo de despedida de esta etapa, a mis lectores les haría algunas preguntas que más de uno las pensó entre marzo y junio de 2011:

-¿quién creen que fue la figura política más “descarada” o sin dignidad de esta campaña?

-¿quiénes fueron  el artista, el intelectual  y el periodista que perdió el respeto, tal vez por enésima vez?

-¿reconocías la mentira y el oprobio cuando se producía durante estas fechas? Y en caso que sea afirmativo, ¿hiciste algo o callaste (cobardemente o por táctica)?

-¿qué piensas ahora de las encuestas, los medios de prensa y el gobierno de turno?

-¿cuál de los candidatos de la primera vuelta merecería la lapidación moral?

-¿cuándo te afiliaste “obligatoriamente” a uno de los extremos, dejaste que tu apasionamiento te obnubile y aun teniendo pruebas  inmensas que demostraran inmoralidad y delincuencia en tu candidato “de turno”, lo dejaste pasar por alto?

-¿cuáles fueron las palabras más manoseadas durante esta campaña? (por ejemplo: tolerancia, perdón, rencor, polarización, sistema económico, robar, matar, violar, derechos humanos, etc.)

-¿crees que esas sorpresivas alianzas de varios candidatos de la primera vuelta con los actuales postulantes fue un contubernio planificado o fue por “el bien de la democracia”?

Podría hacer muchas más preguntas, pero dentro de poco se iniciara el ritual electoral y debemos encomendarnos de acuerdo a nuestras creencias. Me tomo la libertad de dar un último consejo: mañana no hagas algo de lo que te avergonzarías frente a los cuestionamientos en unos años, cuando tu hijo lea los libros de historia  (a este paso, siempre que el libro sea de editorial independiente).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s