VEINTICINCO AÑOS DESPUES: BORGES…

Publicado: 16 junio, 2011 en LITERATURA
Etiquetas:, , ,

Habían pasado ya cinco lustros desde que muchas páginas quedaron en blanco y el nombre de Borges iniciaba el proceso de inmortalización. Lejos de su patria, Borges expiró en Ginebra y  según algunos testigos del hecho, su final fue sosegado ya  sin la creencia de haber sido infeliz.

Esta especie de persistencia en la memoria colectiva, veinticinco años después, se ha materializado con un  Jorge Luis Borges homenajeado como claro referente de muchos escritores, han escudriñado su pasado e incluso creado un ficticio mundo paralelo, donde se retrocede casi un siglo para entender su obra; libros de física utilizando frases de sus cuentos e  identificando en sus ideas de mediados del siglo XX actuales teorías.

Pero al final cada quien tiene su propia interpretación de Borges, nutrida obviamente por sus trece poemarios, su vasta narrativa e inclusive biografías y análisis psicológicos; de acuerdo a esa información, traducirlo a nuestra experiencia dependerá del contexto, utilizando la sabiduría de un hombre que poco a poco se va distanciando en el tiempo, considerando que nació en 1899, cuando aún no había guerras adjetivadas como “mundiales” y la tecnología avanzaba de forma mas lenta.

El hombre siempre busca rememorar, necesita fechas, poner hitos en el tiempo para tener idea de cuanto va envejeciendo, pero el tiempo no existe y la eternidad es algo que el mismo Borges considero injusta, porque expreso que ya tenia suficiente con lo vivido como mortal, pero ahí nos vemos buscando un pretexto para mencionarlo y reafirmar su genialidad en una época que el desconocía. Olvidar su obra  tal vez sea posible cuando nuestra cultura no deje vestigios de haber existido, solo así podría confirmarse que la memoria también se pierde inexorablemente.

Como admirador de Borges, sería soberbio intentar recomendar algún texto específico (además de imposible selección porque son como piezas de rompecabezas), pero usando el azar regrese a uno de mis poemas favoritos: Two English Poems (1934), capaz el único poema donde la imagen de Borges no es la del erudito con bastón, sino se muestra vulnerable e intenta frenar sus sentimientos (sobre todo en la parte que habla de su bisabuelo, el coronel Suarez) aunque finalmente es vencido y todo dedicado a una misteriosa mujer: Beatriz Bablioni Webster de Bullrich, una alegoría a la mujer que todo hombre conoce.

 

Two English Poems

 

To Beatriz Babiloni Webster de Bullrich

I

The useless dawn finds me in a deserted street-

corner; I have outlived the night.

Nights are proud waves; darkblue topheavy waves

laden with all the hues of deep spoil, laden with

things unlikely and desirable.

Nights have a habit of mysterious gifts and refusals,

of things half given away, half withheld,

of joys with a dark hemisphere. Nights act

that way, I tell you.

The surge, that night, left me the customary shreds

and odd ends: some hated friends to chat

with, music for dreams, and the smoking of

bitter ashes. The things my hungry heart

has no use for.

The big wave brought you.

Words, any words, your laughter; and you so lazily

and incessantly beautiful. We talked and you

have forgotten the words.

The shattering dawn finds me in a deserted street

of my city.

Your profile turned away, the sounds that go to

make your name, the lilt of your laughter:

these are the illustrious toys you have left me.

I turn them over in the dawn, I lose them, I find

them; I tell them to the few stray dogs and

to the few stray stars of the dawn.

Your dark rich life …

I must get at you, somehow; I put away those

illustrious toys you have left me, I want your

hidden look, your real smile — that lonely,

mocking smile your cool mirror knows.

II

What can I hold you with?

I offer you lean streets, desperate sunsets, the

moon of the jagged suburbs.

I offer you the bitterness of a man who has looked

long and long at the lonely moon.

I offer you my ancestors, my dead men, the ghosts

that living men have honoured in bronze:

my father’s father killed in the frontier of

Buenos Aires, two bullets through his lungs,

bearded and dead, wrapped by his soldiers in

the hide of a cow; my mother’s grandfather

–just twentyfour– heading a charge of

three hundred men in Peru, now ghosts on

vanished horses.

I offer you whatever insight my books may hold,

whatever manliness or humour my life.

I offer you the loyalty of a man who has never

been loyal.

I offer you that kernel of myself that I have saved,

somehow –the central heart that deals not

in words, traffics not with dreams, and is

untouched by time, by joy, by adversities.

I offer you the memory of a yellow rose seen at

sunset, years before you were born.

I offer you explanations of yourself, theories about

yourself, authentic and surprising news of

yourself.

I can give you my loneliness, my darkness, the

hunger of my heart; I am trying to bribe you

with uncertainty, with danger, with defeat.

DOS POEMAS INGLESES

A Beatriz Babiloni Webster de Bullrich

I

El inútil amanecer me encuentra en una esquina desierta;

he sobrevivido a la noche.

Las noches son olas orgullosas;

olas pesadas y oscuras, abrumadas con todos los tintes del despojo,

abrumadas con cosas imposibles y deseables.

Las noches tienen un hábito de regalos misteriosos y de rechazos,

de cosas a medio entregar, a medio rehusar,

de joyas con un hemisferio oscuro.

Las noches actúan de esa manera, te lo advierto.

El oleaje, esa noche, me dejó los acostumbrados retazos y cabos sueltos:

algunos odiados amigos para charlar, música para los sueños, y el humear de amargas cenizas.

Cosas que no le sirven a mi corazón hambriento.

La gran ola te trajo.

Palabras, algunas palabras, tu risa; y tú, tan distraída e incesantemente hermosa.

Hablamos y has olvidado las palabras.

El destrozado amanecer me encuentra en una calle desierta de mi ciudad.

Tu figura que se aleja, los sonidos que van a formar tu nombre,

la cadencia de tu risa: estos son los insignes juguetes que me dejaste.

Los pongo de cabeza en la madrugada, los pierdo, los recupero;

se lo cuento a un puñado de perros vagabundos

y a las pocas estrellas extraviadas de la aurora

Tu oscura y espléndida vida…

Debo entrar a ti, de algún modo:

aparto los ilustres juguetes que me dejaste, quiero tu

mirada oculta, tu verdadera sonrisa –

la solitaria irónica sonrisa que solo tu frío espejo conoce.

II
¿con que te puedo retener?

te ofrezco pobres calles, desesperados crepúsculos,

la luna de los desarrapados suburbios.

Te ofrezco la amargura de un hombre que ha mirado largamente la luna solitaria.

Te ofrezco mis ancestros, mis muertos,

los fantasmas que los vivos honraron en mármol:

El padre de mi padre muerto en la frontera de Buenos Aires,

dos balas atravesaron sus pulmones, barbado y muerto,

(Envuelto por los soldados en un cuero de vaca, el abuelo de mi madre –apenas 24- encabezando una carga de trescientos hombres en Perú,

ahora fantasmas en caballos desvanecidos)

Te ofrezco, sea cual fuere, la sapiencia que contengan mis libros, y la hombría y el humor que contenga mi vida.
Te ofrezco la lealtad de un hombre que jamás ha sido leal.

te ofrezco la entraña de mi ser que de algún modo he preservado,

el corazón central que no utiliza palabras, ni trafica con sueños intocado por el tiempo, la alegría, la adversidad.

Te ofrezco la memoria de una rosa amarilla vista al atardecer algunos años antes de que nacieras.

Te ofrezco explicaciones de  ti misma, teorías de ti misma, auténticas y sorprendentes noticias de ti misma.

Te puedo dar mi soledad, mi oscuridad, el hambre de mi corazón;

estoy tratando de sobornarte con la  incertidumbre, con el peligro, con la derrota.

Anuncios
comentarios
  1. David Aquino dice:

    Muy bueno: comentarios y poema. Saludos. Agradecido por los artículos y demás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s