CORRUPCIÓN Y DISCRIMINACIÓN

Publicado: 28 noviembre, 2011 en NOCHE Y DÍA
Etiquetas:,

INTRODUCCIÒN

El tema de la corrupción es una constante negativa en la vida del ser humano, como ser gregario con intereses, que se ha desenvuelto en grupos sociales y en esta convivencia obligadamente ha existido un sector que ostentaba el poder y lo lideraba, dicha situación de desigualdad de alguna forma fue uno de los factores para su aparición. En el transcurso del tiempo, el fenómeno ha ido refinando su presencia y normalizándose en las mismas sociedades que la condenan. Nuestro país no ha estado exento de este problema y en el camino muchas veces hemos llegado al extremo de haber perdido la confianza, esa actitud futurista que tenemos sobre el actuar del otro.

Erróneamente se pensaba que la corrupción sucedía en espacios aislados y su repercusión únicamente afectaba desde su epicentro (el gobierno o  una asociación por ejemplo) hasta grupos afines; sin embargo la historia nos demuestra que este hecho tiene un alto poder de expansión que se multiplica en todo acto donde intervendría la persona. Por lo anterior, es de mayor gravedad cuando estos actos son incentivados por las cúpulas gobernantes; la responsabilidad es superior puesto que son depositarios de la confianza de toda una población que habita dentro de la jurisdicción que les corresponde, sobreentendiéndose que estos representantes públicos son la columna vertebral del estado y lo contaminan por medio de corruptelas donde el efecto de propagación es más nefasto mientras va alejándose de su origen.

Delimitando conceptos, la idea de Guillermo O´Donell[1]acerca de la  corrupción como la no distinción de la persona entre lo que es público o privado y dada esa confusión, sus intereses privados son llevados al campo publico, se adecuaría a lo anteriormente señalado y peor aún esta situación entre sus tantos efectos, conllevaría a la discriminación, en especial de grupos con carencia de algún tipo de recurso, podríamos señalar que la corrupción incentiva ciertas practicas discriminatorias.

  1. La corrupción como factor de discriminación

La corrupción entendida como aquella acción ilícita aunque también ilegitima, no es un acto espontáneo e involuntario, inherente a las personas es más bien volitivo, realizado por un representante que circunstancialmente se encuentra en un espacio de poder y consciente que afectara los intereses colectivos, hace primar su individualismo. No es sólo un problema que atañe a las burocracias de nivel medio sino abarca todo el sistema de la estructura política que mantiene nexos con élites superiores.

Históricamente la lucha anticorrupción tiene sus orígenes en la agenda del “Buen Gobierno”, pero como señala el Christian Gruemberg;[2] el tema de la corrupción no permite la buena gobernanza; el estado debe contar con una agenda anti-corrupción, basado en tres aspectos: la rendición de cuentas, la transparencia y la participación.

De que serviría positivizar o adecuar  normatividad, indicando que vivimos en un estado de derecho, cuando en la realidad todo es defenestrado por una corrupción galopante. Un ciudadano a quien se le ha transgredido algún derecho y no ha encontrado otro medio de solución que el  accionar de la ley y su institucionalidad, pensará que de acuerdo a lo establecido conseguirá justicia. Si la obtiene será optimo, pero en la mayoría de casos y de acuerdo a varios indicadores, en el transcurso del proceso conocerá que si no se alinea a ese subsistema corrupto, sus posibilidades que se haga justicia serán cada vez más distantes y de nada serviría protestar debido que su situación no es sui generis, sino denominador común.

Desesperanzado sentirá que es discriminado al no tener nexo con la maquinaria de corruptelas, situación que conlleva pérdida de tiempo y recursos, optando generalmente a formar un eslabón de la larga cadena. Lo trágico es que ese ciudadano habrá perdido  confianza al sistema.

La V Encuesta Nacional sobre Corrupción presentada por Proética (diciembre 2008)[3] determinó en su análisis que el principal inconveniente del Estado peruano es la corrupción y la población comprendida como discriminada exige al gobierno de turno severidad al sancionar a malos elementos que no permiten el desarrollo del país, evitándose la  impunidad o incumplimiento de sus derechos, en este caso las instituciones reconocidas con mayor desprestigio son: el Poder Judicial, la Policía Nacional, el Congreso, las municipalidades, el Gobierno Central, los gobiernos regionales, los partidos políticos, el Ministerio de Educación y los colegios y las Fuerzas Armadas.

Por lo tanto si hay tal descredito en nuestras instituciones, cualquier intención de promover una gobernabilidad democrática se vería detenida y además se es excluyente con una parte de compatriotas que comprenden grupos diversos y en algunos casos con cosmovisión propia.

Aparte la corrupción generaría  que el estado cuente con menos recursos para los servicios públicos, como el caso suscitado en el sistema de salud peruano que se encuentra en una grave crisis. Se afectaría también los programas sociales destinados a la población con menores recursos y por consiguiente con menos acceso a servicios básicos, estos programas no llegarían a los sectores para los que fueron establecidos y por lo tanto no cumpliría su función, como ejemplo nacional tendríamos el de Apoyo Social alimentario del Vaso de Leche, implementado por el Estado y que es canalizado por las Municipalidades a nivel nacional,  con el objetivo de beneficiar niños de 0 a 13 años, madres gestantes, lactantes, ancianos y personas portadoras de TBC, pero esta idea con tal vez la mejor de las intenciones constantemente es noticia por temas de corrupción desde los ministerios (caso de licitación para comprar hojuela fortificada o generar monopolio de una sola empresa) incluido los municipios encargados en la distribución (caso de ventas de los recursos destinados a la población objetivo) y los directivos que tienen contacto directo con los usuarios.

  1. La reacción de los afectados

La consecuencia inmediata al consumar un acto de corrupción es un estado con menor número de recursos públicos para satisfacer las demandas de la población en temas de salud, educación, seguridad o infraestructura.

Indicábamos que el efecto de expansión de la corrupción tiene consecuencias más perjudiciales mientras se va alejándose de su origen ya que los sectores sociales afectados no cuentan con la ayuda necesaria. El director de Gobernabilidad del Instituto del Banco Mundial, Daniel Kaufmann, recalca que la corrupción genera pobreza y no viceversa, además  afecta el área social de la nación y su  legitimidad gubernamental.

Por lo tanto los afectados ingresan a la vorágine de la anomia, la inactividad o sobreviven ingresando al esquema de corrupción, ya en el extremo cuando el nivel de tolerancia es insoportable, la población recurre a la protesta llegando incluso a todo tipo de violencia (verbal y física).

  1. Espacios con mayor posibilidad de corrupción

De acuerdo al Dr. Lovatón[4] los espacios más vulnerables a la corrupción y por ende con mayores probabilidades de discriminación al usuario o ciudadano son:

  • El financiamiento durante las campañas electorales a los partidos políticos que desean acceder al poder e ingresar a instituciones publicas y cuyos efectos compromete a la totalidad de habitantes. El hecho controvertido se da cuando a estas campañas electorales invierten de forma dineraria, grupos económicos, crimen organizado, narcotráfico que de alguna forma hipotecan al candidato si este saliese elegido.
  • Clientelismo partidario del estado, asociado con la frase “captura del estado”, muy común en nuestro país con hechos disfrazados de “reformas” y que no son mas que un eufemismo de prácticas clientelistas.
  • La corrupción policial, que la divide en: cotidiana, la de alto nivel, como en caso de licitaciones, contrataciones públicas cobros para ascender de grado, favores especiales y finalmente el crimen organizado, destacando policías secuestradores o relacionados al narcotráfico.
  • Al sistema de justicia, considerado el más grave porque afecta la independencia judicial y el funcionario deja de ser imparcial con una de las partes del proceso a la que  beneficia.
  • Al sistema penitenciario, en nuestro país se ha incrementado en los últimos treinta años los inconvenientes en esta área, debido a ello hay la ausencia del principio de autoridad y prácticamente las cárceles son gobernadas dentro de un subsistema de crimen.
  • Licitaciones y contratos públicos, siendo actores principales las altas autoridades quienes son los que deciden y los funcionarios públicos en su rol de operadores, a la par se convierte en un futuro inconveniente para el país dado que dichas transacciones se enmarcan en la legalidad.
  • Sistema tributario, por medio de favores especiales que realizan autoridades de rango superior y permiten la evasión de impuestos en perjuicio del país y de sus objetivos.
  • Programas sociales para sectores con menos recursos, donde se integra una mafia que no permite que llegue a la población objetiva lo que esta planificado y les correspondería legalmente.
  1. Posibles soluciones

Para combatir efectivamente la corrupción, no debemos considerarlo como tema encerrado en si mismo de única solución, puesto que es una contrariedad que compromete a toda la sociedad, a la presente y futura generación, por lo tanto debemos  centrarnos básicamente en la fiscalización y rendición de cuentas, del más alto nivel y a la vez de forma horizontal; en este proceso es vital el rol de la prensa independiente por medio del periodismo de investigación y uso de redes para mayor difusión. También es importante los portales de transparencia actualizada  de toda gestión publica, dicha información deberá ser accesible y la comunicación adecuarse al publico evitando tecnicismos que podrían confundir términos.

La corrupción es un problema que necesita ser tratado de frente. Para ello es imperativo entender cuáles son los desafíos de gobernabilidad en un país y cuáles son los factores clave por los que existen instituciones débiles e intereses creados que contribuyen a la corrupción en un país.”

Esta lucha contra la corrupción debe darse frontalmente, no quedar en la retorica a futuro (incentivo de “valores” para la siguiente generación) porque no se ataca los hechos tangibles del presente y estos continúan adquiriendo más espacios y por lo tanto su erradicación por factor tiempo se dificulta, lo recomendable seria incentivar por diversos medios a aquellos que son honestos y sancionar a los opuestos. Al ser el ente jurídico uno de los principales atacados por este mal y cuyas consecuencias son más dañinas con la sociedad, se debe considerar clave en estos incentivos partiendo desde las facultades de derecho y colegios de abogados, sin dejar de lado procesos de designación, evaluación y destitución de magistrados que a fin de cuentas son quienes determinan la situación de los ciudadanos. Pero no todo queda en el ámbito estatal, es sabido el poder del mercado por lo tanto paralelamente  es necesario contar con reglas de conducta con sus actores, así como de los partidos políticos.

  1. Conclusiones
  • La corrupción repercute con gran magnitud contra los sectores sociales que no cuentan con algún tipo de recurso y los coloca en clara desventaja.
  • El público afectado tiene reacciones que van escalando, de la inactividad y anomia a la protesta y acto violento tanto verbal como físicos.
  • Los entes públicos con mayor posibilidad de corrupción deben de prevenirlos con programas realistas y actuar en el presente principalmente.
  • En el caso peruano el principal obstáculo para una optima gobernabilidad, es la corrupción, ya que se pueden realizar todas las formalidades y acciones, pero si continúa la percepción de país de instituciones débiles, abuso de poder y que un ciudadano promedio este imposibilitado de acceder a la justicia, no se avanzará.

Bibliografía

  1. Gruenberg, Christian. 2007, “Identificando posibles puntos de entrada para una alianza entre estrategias de derechos humanos y anti-corrupción, Consejo Internacional para el estudio de los derechos humanos, pp. 3-6.
  1. Jones Tamayo, Claudio. 2002, La Corrupción, la Autocracia y la Democracia: Una Persuasión Comparativa, Lisboa, pp. 3-5.
  1. Lovatón, David. Corrupción y estado de derecho .conferencia dictada los días 3,5 y 6 de octubre de 2011.Lima.
  1. Presidencia del Consejo de Ministros de Perú, 2008, Plan Nacional de lucha contra la  anticorrupción, Lima, pp. 3 – 6.

[1] O´Donnell, Guillermo.”Contrapuntos. Ensayos escogidos sobre autoritarismo y democratización”. Paidos, 1997, Buenos Aires

[2] Gruenberg, Christian. “Identificando posibles puntos de entrada para una alianza entre estrategias de derechos humanos y anti-corrupción, 2007, Consejo Internacional para el estudio de los derechos humanos, pp. 3-6

[3] En Presidencia del Consejo de Ministros de Perú, Plan Nacional de lucha contra la  anticorrupción, 2008, Lima, pp. 3 – 6

[4] Lovatón, David. Corrupcion y estado de derecho .conferencia dictada los días 3,5 y 6 de octubre de 2011.lima

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s