El desagravio forzoso de los Ex’s

Publicado: 17 mayo, 2012 en NOCHE Y DÍA
Etiquetas:, , ,

Imagine que usted debe delegar funciones a un especialista para solucionar determinado problema de larga data y contrata a su amigo “X”. Con el tiempo percibe que la situación esta empeorando, “X” no esta a la altura del inconveniente,  muy aparte de ser inepto y demostrar torpeza estratosférica para comunicarse con los demás, existen bastantes indicios  para creer que  “X” maneja el presupuesto entregado de forma sospechosa y consecuentemente decide prescindir sus servicios. Nuevamente frente a la crisis, revalúa la situación y se fija que el dinero aparentemente invertido no se sustenta o desapareció, por lo tanto “X” lo ha defraudado.

Usted siente mayor presión para resolver pronto la dificultad y contrata a “Y” basándose, por enésima vez, más en amistad que en pericia. “Y” puede resultarle bienintencionado pero desconocedor del tema u otro de la misma calaña de “X”, pasa el tiempo y constata su errónea elección, aunque esta vez convergieron otro tipo de factores, el hecho es que se suma una nueva derrota.

Su problema traspasa el ambiente familiar y llega a diversos medios, diariamente leerá la formula perfecta, descripción de errores, muchos verbos condicionantes, familiares  que harán lo imposible para destruirlo, aun conociendo las posibles consecuencias para todos;  pero lo que contradice  cualquier lógica básica son  las declaraciones, críticas hepáticas e incluso personalizadas de su ex trabajador “X”, el mismo fracasado del pasado es entrevistado para explicar porque usted se equivoco al elegir a “Y” y que se debió hacer.

El ejemplo anterior es una forma muy simplificada de lo que viene ocurriendo en los últimos meses, mi intención no es tomar posición o analizar la situación del gobierno actual , sino mostrar extrañeza sobre la reacción en cadena de varios medios de comunicación, por una actitud claramente absurda al elegir a sus panelistas, con una extraña vocación de resucitadores,  casi a diario leemos, oímos o vemos a los ex presidentes, ex ministros, ex congresistas, ex candidatos o cualquier político que tuvieron la oportunidad de remediar varias contrariedades y no lo hicieron.     ¿Cómo pedir la opinión especializada a personajes incompetentes tristemente célebres   habiendo tantos verdaderos conocedores?

La situación empeora cuando estos Ex’s salieron por la puerta falsa o escandalosamente involucrados en temas de corrupción  o ya en el ámbito de las ideas fueron unos perfectos tránsfugas incapaces de resistirse a su droga favorita: el poder y se subieron al gobierno de turno. Y aun con estas deplorables características, cierto sector de los periodistas aparentemente utiliza el poder de la prensa para lavarles el rostro, tal vez basándose en la idea que la masa generalmente recuerda lo reciente, logrando se deje de lado cuestionamientos de años anteriores.

Rencontrar a estos resucitados es molesto, sobretodo cuando mienten descaradamente al dibujar un pasado mejor cuando ellos conducían el país, definitivamente son palabras sin soporte, comprobado por el hecho de heredar  siempre el caos,  especialmente social, además los conflictos no son de surgimiento espontáneo, sino incuban durante varios años y crecen dependiendo de la debilidad del estado, pero un estado que es la continuación de sus predecesores, donde no fueron la solución sino parte del problema.

Es cierto, debido a la libertad de expresión uno puede opinar lo que quiera (siempre no afecte a terceros) y elegir al entrevistado que considere apropiado, pero por lo menos debería haber opiniones profesionales con perspectivas distintas en igualdad de condiciones y no presentar únicamente a opositores que en su oportunidad fracasaron para analizar la ultima caída, porque es obvio darán una visión sesgada y a veces funesta.

Cada cual se siente cercano a las ideas pregonadas por algún grupo político y otros incluso están empadronados en un partido, pero si en algo estamos de acuerdo la mayoría de peruanos, es en querer un país mejor  y para lograrlo necesitamos estar  mejor informados para incrementar nuestra capacidad critica, de paso  ser más severos con quienes ya perdieron nuestra confianza e individualizar su ineptitud, porque un acto de infinita necedad es reincidir en el error.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s